Protagonistas

“Se puede vivir con menos,  y se puede vivir bien y feliz”

“Se puede vivir con menos, y se puede vivir bien y feliz”

Entrevista

Protagonista Alejandro Loayza

22.03.2022

Alejandro Loayza entra en el concurso con ‘Utama’, un filme que habla de la capacidad de resistir y la necesidad de adaptarse a los cambios

Su debut cinematográfico ha sido elegido para participar en la Sección Oficial del Festival de Málaga. No es mal comienzo, ¿no? 

Es un excelente comienzo. No se me ocurre una mejor forma de presentar la película a España que en la Sección Oficial del Festival de Málaga, así que eso me pone muy contento y me hace sentirme muy orgulloso de todo el equipo. Estoy muy agradecido y satisfecho por el resultado que hemos tenido.

Participa además en otros festivales como el de Sundance y el Festival de Gotemburgo…

Está siendo una experiencia maravillosa. Sundance es una ventana de exposición gigantesca para Estados Unidos, y en Gotemburgo se exhibió por primera vez al público, así que lo he disfrutado muchísimo. En Málaga vamos a tener la primera experiencia con el público hispanoparlante. Esto me hace especial ilusión.

¿Qué conoce de nuestro festival?

Suelo seguir las selecciones año a año. Sé que es un festival que está creciendo y cada vez es más importante; tiene la particularidad de que además es muy acogedor. La ciudad se viste entera para el festival y ese tipo de festivales son los que más me gustan, los que se hacen en ciudades más pequeñas y en los que la ciudad misma se viste entera para el festival.

Poco a poco vamos recuperando el ambiente del festival, aunque con todas las cautelas porque la pandemia sigue ahí… 

Sí, eso me hace mucha ilusión. Las cosas parece que se empiezan a normalizar y ojalá tengamos un festival en el que cada vez participe más el público. 

Usted y buena parte del equipo han podido venir y van a poder disfrutar de él. 

Sí, en la actualidad estoy en Madrid estudiando un máster de guiones. Voy a estar al menos hasta agosto en España, así que estos días estaré por Málaga. 

Hablemos de la película. En ‘Utama’ no hay grandes diálogos pero aun así la película habla de muchas cosas y de preocupaciones muy profundas, como el cambio climático y la despoblación de zonas remotas de Bolivia en las que la vida se hace cada vez más difícil. 

Es una película como dices de pocos diálogos, pero creo que los diálogos importantes son los que pueda suscitar la película, es decir, lo que la gente pueda empezar a hablar a partir de la película. Creo que son temas que están flotando en el aire, que son importantes para las nuevas generaciones y para la humanidad entera, y cada vez van a ser más recurrentes. Todos tenemos que empezar a preguntarnos cómo están nuestros países, qué está pasando y qué puede pasar con el cambio climático. Pero la película habla también de muchas otras cosas. Habla de la familia, habla del amor, habla de la muerte… Lo que quiero es que la gente entre con el corazón abierto y se deje sorprender por la película.

La película se centra en tres personajes, una pareja anciana y su nieto. Este ha nacido en la ciudad pero no conoce sus orígenes. ¿Cómo es la relación entre ellos? 

Esta pareja de ancianos vive y ha vivido siempre en una misma cotidianeidad, en el altiplano boliviano, en el campo, y recibe la visita de su nieto Clever, que ha nacido y se ha criado en la ciudad y se ha alejado un poco de ciertos conocimientos y costumbres del campo, pero que también está tratando de reconectar y tiene una relación muy estrecha con sus abuelos. Me interesaba mucho este diálogo entre generaciones distantes que cada vez se produce menos.

Los personajes de la película no son actores profesionales. Son indígenas que viven en su hábitat. ¿Cómo llegó a ellos? 

Ellos no tenían experiencia actuando. Hicimos una búsqueda en toda la región para tratar de encontrar personas ancianas que les interesara actuar. Hicimos muchas pruebas y finalmente quedaron ellos dos, que casualmente fueron las primeras personas que vimos. Yo los quise a ellos desde el principio pero a ellos no les interesaba la película. Por suerte al final sí les interesó y han acabado siendo ellos los que han dado vida a la película. El nieto sí tiene experiencia y formación como actor y ha sido muy generoso con ellos para ayudarles a dar una actuación memorable.

Entiendo que no fue fácil la búsqueda al tratarse de personas tan alejadas en su día a día del foco de las cámaras.

Exacto. Es una zona que está cada vez más despoblada y para ellos el cine es algo que no necesariamente les interesa.

¿Cómo viven ellos hoy? ¿Cree que ‘Utama’ les ha cambiado en algo su día a día?

No ha cambiado mucho pero espero que sí cambie. Todavía no hemos hecho el estreno en Bolivia pero yo sí pienso que puede cambiar en algo su vida. Tal vez esta película pueda ayudar a que no persista el abandono estatal que sufren. No obstante, hay que decir que ellos en realidad tienen una vida feliz y no necesitan mucho más. De esto también habla la película: se puede vivir con menos, y se puede vivir bien y feliz. Lo que para nosotros en las ciudades puede parecer menos, en realidad es más, porque tienen más tiempo, tienen a su familia cerca y tienen la naturaleza.

¿Qué recorrido espera que tenga la película?, ¿cómo cree que puede ayudarle el festival?

Yo quisiera que el festival impulse a que haya un distribuidor en España para que pueda verlo el público español, y quisiera que este certamen sea la chispa que encienda algo mucho más grande.

Usted ha pasado de la dirección de fotografía a ponerse tras la cámara y cargar con todo el peso del proyecto. ¿Cómo se llega a este proceso?

Yo siempre he disfrutado mucho en los rodajes como director de fotografía, pero veía que quería tener más responsabilidades. Aprendí desde ese otro lugar la presión a la que se somete el director pero deseaba eso para mí. Deseaba poder tomar más decisiones y tener el control absoluto de todo el set. También me ha llevado hasta aquí la urgencia de contar mis propias historias, el deseo de hacer mis propios trabajos.

Cristina Cortijo Bon