Protagonistas

“Lo más inverosímil es lo que sucedió en la realidad"

“Lo más inverosímil es lo que sucedió en la realidad"

Entrevista

Protagonista Ariel Winograd

28.08.2020

Ariel Winograd clausura la 23 edición del Festival con ‘El robo del siglo’, un film que recrea el atraco más famoso acaecido en Argentina

¿Qué supone para usted clausurar con su película un Festival de Málaga que desde hace tres años mira al continente americano? 

Un honor muy grande. En el año 2007 presenté en el Festival de Málaga, en lo que se llamaba entonces Territorio latinoamericano, mi primera película, ‘Cara de queso’. Cerrar un festival como Málaga es muy hermoso. La película en Argentina ya está llegando al final de su recorrido, estrenamos a mediados de enero y hemos tenido un gran éxito. Ahora llegar a Málaga con ella es un orgullo.

La historia que cuenta la película, el atraco en 2006 a una sucursal del Banco Río, está en el imaginario de todos los argentinos porque todo el proceso fue retransmitido en directo por TV. Era obligado hacer una película de aquello, ¿no? ¿Cómo surge el proyecto?

Cuando sucedió el robo en Argentina, todo el mundo decía que era un robo muy cinematográfico. También es un robo muy argentino, con un ADN muy argentino, con lo bueno y lo malo que eso conlleva. La gente sabe qué pasó porque lo vio en las noticias. Porque si tú lees el guion y no tienes la referencia de lo que pasó en ese banco hace 14 años, calificarías la historia de inverosímil. Los productores de la película, con los que ya había coincidido en anteriores trabajos, tenían los derechos para el cine del libro que había escrito uno de los atracadores. Me ofrecieron dirigirla y no dudé porque quería contar la historia del hombre que estaba detrás del atraco, de su ideólogo.

‘El robo del siglo’ es un thriller con comedia, una comedia a solas, un thriller policiaco, una de atracos... ¿Cómo define su película?

Es una buddye movie, una comedia de enredo entre los dos protagonistas del atraco con altas dosis de thriller.

La historia es una adaptación del libro ‘Sin armas ni rencores’, de Rodolfo Palacios, el ideólogo del golpe. ¿Ha sido muy fiel al relato, o no? 

Lo que parece más inverosímil de la película es lo que sucedió en la realidad. Lo que hemos cambiado han sido algunas tramas narrativas emocionales y algunos caracteres de personajes para adaptarlas a la historia.

Araújo, uno de los que idearon el golpe, trabajó con usted, no es así? 

Trabajamos con Araújo pero también tuvimos asesoramiento policial. Lo hicimos así para tener muy presentes las dos partes del conflicto. El trabajo con él fue muy gratificante. Araújo fue muy respetuoso con nosotros y nos sirvió mucho para hacer el guion. Nos resolvió muchas dudas. Él es ahora un gran artista plástico, hace cuadros hiperrealistas. Uno de ellos sale en la película, en la escena uno.

Confírmeme que hay cameos en la película de algunos atracadores que asaltaron el banco en la realidad. Díganos cuándo y dónde salen para que el espectador español los tenga identificados.

Araújo es el que entrega las pizzas. Otro, que se llama Marciano, aparece comiéndose un helado y De la Torre hace de policía.

El elenco, encabezado por Guillermo Francella y Diego Peretti, quizá no sea muy conocido en nuestro país pero es difícil encajar un reparto tan bueno en el cine argentino. Defíname un poco el trabajo de los dos protagonistas. 

Muy bueno. Con Diego ya había trabajado en dos películas anteriores mías y tenemos una relación muy familiar. Con Guillermo no había tenido el placer, pero demostró un compromiso altísimo desde el primer día de ensayos con Diego. Son dos grandes profesionales y fue un trabajo muy enriquecedor. Cuando tienes actores de este calado el trabajo es muy gratificante.

La banda sonora es más que potente. ¿Por qué eligió temas tan dispares de Calamaro o Frank Sinatra, pasando por los Kinks o el mismísimo Johan Strauss?

Resultado de mucha búsqueda. Como la pareja protagonista tiene un espíritu bad rock, sobre todo el personaje de Araújo, hemos incluido temas rockeros de los Kinks o Los Violadores, que son un grupo argentino que me encanta. A mí me gusta experimentar y en esta ocasión incluí a Frank Sinatra en un pequeño homenaje a los Soprano y a Scorsese. Calamaro tenía que aparecer porque es el autor del prólogo del libro sobre el que se basa la película e hizo un tema con el que acaba la cinta. Era lógico que la película acabara de este modo. Fue un camino musical lleno de eclecticismo.

La policía argentina se ha quejado porque cree que no ha salido muy bien parada...

Más o menos. He leído declaraciones de gente del Grupo Halcón (los GEO argentinos). Mi intención fue contar los hechos tal y como sucedieron, no de demonizar a nadie ni tampoco hacer héroes. Es una historia que pasó en Argentina, de la gente y de personajes que pueblan nuestra Argentina. 

Ariel, ¿qué momento vive, desde su punto de vista, el cine argentino?

Nuestra película está yendo muy bien. Lleva más de un mes y pico en cartelera. El público argentino tiende a ver historias argentinas. En Argentina se hacen muchas películas que ve mucha gente y que compiten en muchos festivales. También desgraciadamente hay algunas películas que no llegan al público. Es evidente que tenemos que mejorar la distribución de nuestro cine. El streaming y las series están en boom y eso ayuda a visualizar cada vez más contenidos. También exportamos ideas, como por ejemplo la de ‘Padre no hay más que uno’, de Santiago Segura, que es un remake de una película dirigida por mí. (‘Mamá se va de viaje’).

Julián Nieto