Protagonistas

“La película es muy divertida pero también tiene mucho corazón”

“La película es muy divertida pero también tiene mucho corazón”

Entrevista

Protagonista Roberto Bueso

26.03.2022

La 25 edición del Festival apaga esta noche sus pantallas con lo nuevo de Roberto Bueso, que vuelve a Málaga con una cinta donde el fútbol se convierte en un asunto divino

Clausura con ‘Llenos de gracia’ un aniversario muy especial del Festival de Málaga. ¿Cómo asume esta tarea?

Para nosotros es un orgullo clausurar esta edición del Festival de Málaga y estamos muy agradecidos al certamen por darnos la oportunidad de hacerlo. Ya estuve aquí con mi primera película y recuerdo con mucho cariño todo lo vivido. Es un marco perfecto para dar a conocer tu trabajo, para las películas supone un verdadero espaldarazo. Deseamos que el público disfrute mucho con la película y suponga un broche de oro idóneo para una edición tan potente como esta.

Cierra este cumpleaños con comedia, nostalgia, fútbol y monjas. ¿Cómo triangula esta curiosa alineación?

‘Llenos de gracia’ está inspirada en hechos reales,  cuenta la historia de un grupo de chicos que viven internos en un colegio a mediados de los años 90. Estos chicos, la mayoría sin familia, han crecido de manera asilvestrada y las monjas con las que viven no consiguen meterlos en cintura. Un verano, la hermana Marina -una monja atípica interpretada por Carmen Machi- es enviada allí, e intenta formar un equipo de fútbol con ellos. En realidad esto es una excusa, es la manera que encuentra Marina de conectar con estos chicos, transmitirles valores esenciales y abrirles un horizonte esperanzador. La película es muy entretenida, está llena de momentos con los que el espectador se va a reír mucho, pero también tiene mucho corazón. Es una película llena de ternura. 

Si en ‘La banda’ proponía una vuelta al origen, a recuperar lo perdido, esta vez el viaje es figurado, una visita a nuestra infancia. ¿Cómo recuerda esa época y cómo le marcó para dedicarle ahora este homenaje cinéfilo?

La película me ha permitido hacer memoria y detenerme en aquellos años capitales en la vida de cualquiera. Quería centrarme en ese momento crítico de la pubertad, cuando uno empieza a experimentar muchas cosas distintas que no sabe de dónde le vienen ni cómo gestionarlas. Es una etapa crucial en la que necesitamos esa figura de referencia, una guía que te encamine de alguna manera. Además, tengo el recuerdo vivo de aquellos veranos de mediados de los 90, que eran sustancialmente distintos a los de ahora. He intentado encontrarme con esas sensaciones y enmarcarlas como telón de fondo de esta historia.

Y aunque sus dos películas son muy distintas, ‘Llenos de gracia’ va también de la pertenencia a un grupo, ¿no? La identidad creada desde el colectivo.

Totalmente. Todos necesitamos sentir que pertenecemos a un lugar, que tenemos algo parecido a una familia. Estos chicos lo han tenido difícil para conseguir ambas cosas. La película muestra cómo de importante es para ellos sentir justamente eso, que forman una familia atípica y tardía, pero una familia al fin y al cabo, y que tienen un hogar que, aunque no sea el mejor lugar del mundo, es el suyo y les pertenece. 

¿Por eso se ha rodeado del mismo equipo técnico que en su ópera prima? La sensación de seguridad a la hora de asumir un proyecto es importante. 

Es muy importante cuando te enfrentas al reto de realizar una película sentirte arropado por un equipo que conoces y te conoce. Para mí, al menos, es fundamental. Por eso, el equipo de mi segunda película es prácticamente el mismo que en la primera. Estoy muy orgulloso de mis compañeros de viaje y muy agradecido por su esfuerzo, profesionalidad y consejo constante. Para mí es muy importante rodearme de gente a la que quiero y admiro.

Se dice habitualmente en la industria que la segunda película es la realmente difícil de hacer. ¿Se ha cumplido esta teoría? 

Yo he tenido mucha suerte. No pasó mucho tiempo desde que acabé la primera película y empecé a trabajar en la segunda. Siempre había escuchado eso y a la vista está que suele ser así en muchos casos. El director de cine ha de prepararse para la intermitencia y la dificultad de sacar sus proyectos adelante; en este sentido, nunca sabes si la que se te va a enquistar es tu siguiente película. Yo he tratado de disfrutar al máximo mis dos películas, pensando siempre que quizás cada una de ellas sería la última. 

Vuelve a rodar en su Valencia natal. Orgulloso de su tierra y del talento forjado allí, ¿no?

Sí, por supuesto. La Comunidad Valenciana es una tierra maravillosa, ideal para contar historias y con unas posibilidades enormes. No en vano cada vez hay más rodajes allí, disfrutando de sus parajes, de su clima y de unos profesionales técnicos de primer nivel. Hay mucho talento en mi tierra, no solo en el cine, sino en todas las artes.

Roberto, para bendición, el reparto de la película. ¿Qué tal la experiencia de trabajar con ellos?

Ha sido un placer. He tenido mucha suerte y les estoy muy agradecido por su actitud y su generosidad. Carmen es un ser muy especial, he aprendido muchísimo de ella. Verla trabajar con los niños ha sido un espectáculo diario. Todos ellos han sido maravillosos, la verdad. Carmen, Paula, Anis, Pablo, Nuria, Manolo… Solo puedo tener palabras de agradecimiento.

¿Y cómo se obró el milagro de encontrar a los más pequeños? ¿Fue un proceso largo?

Como dices, fue un milagro dar con estos once fenómenos. Fue un trabajo muy complejo. Hemos tenido la suerte de tener a Eva Leira y Yolanda Serrano al frente del proceso, junto a un equipo realizando el trabajo de campo en Valencia, que hicieron un trabajo encomiable. Vimos a más de dos mil chicos para dar con nuestros protagonistas. Todavía me asombro de la suerte que hemos tenido. Francamente, creo que están estupendos en la película y que el espectador se va a enamorar de ellos.

Por último, Roberto. Estuvo en este festival con su debut cinematográfico y le fue bien en la competición. Esta vez participa fuera de concurso pero, ¿con qué sensaciones viene a Málaga?

Estamos encantados de volver al Festival de Málaga. Estamos muy emocionados de que el primer pase de nuestra película con público se produzca aquí. Es una película que hemos hecho con mucho cariño, buscando fundamentalmente encontrarnos con el espectador. Por eso estamos deseando que llegue ese momento esta noche.

Tamara Harillo