Protagonistas

“La cercanía del público con el Festival es maravillosa”

“La cercanía del público con el Festival es maravillosa”

Entrevista

Protagonista Fiorella Faltoyano

26.03.2022

Malagueña y con biznaga. Fiorella Faltoyano ha estado viniendo al festival desde la primera edición y hoy presenta ilusionada la gala de clausura

Va a estar en uno de los grandes momentos de un festival que ya de por sí es especial, el del 25 aniversario. ¿Cómo lo está viviendo? 

Para mí es un honor que el Festival de Málaga haya pensado en que yo presente la gala de clausura, por muchas razones. La primera, porque en efecto es un festival especial; los números redondos siempre son especiales, y 25 años es ya toda una vida. Para un festival llegar a 25 ediciones es una cosa maravillosa. Que se haya no solo mantenido sino que haya ido creciendo y creciendo hasta convertirse en lo que es hoy día es increíble. Para mí es un honor, primero porque estar en Málaga es siempre un placer, y segundo porque en este festival desde la primera edición he estado siempre presente de una manera u otra. Tengo también la Biznaga que me dieron hace cinco años. Así que puedes imaginar que aunque es una responsabilidad y estoy un poco atacada, realmente es un honor .

Estuvo ya en la primera edición del festival.

Sí, recuerdo haber estado ya en la primera edición, así que imagínate…

Y en la número 20 vino a recoger la Biznaga Ciudad del Paraíso. 

Que te den un premio siempre es una cosa estupenda; que te den un premio en tu tierra todavía lo es más. Y si encima es un premio a una trayectoria y a una carrera, el significado se multiplica. Para mí fue muy, muy emocionante. Creo que es el premio más importante que tengo. Tampoco me han dado demasiados (risas), pero este es sin ninguna duda el más cercano y el más importante.

Debió ser bastante especial, me imagino. 

Sí, sí lo fue. 

¿Cómo ve la evolución del festival en estos 25 años? 

El festival ha crecido enormemente. Ahora es un festival imprescindible para el cine español, y en buena medida desde hace unos años para el cine latinoamericano también. Creo que ha sido un gran acierto por parte de Juan Antonio Vigar abrirse a Latinoamérica y desde luego un éxito haber convertido al festival en imprescindible para el cine español. En este momento no hay ninguna duda de que cualquier cineasta español está encantado con estar en Málaga. Y tener un premio en Málaga ya ni te cuento…. 

Siempre se ha cuidado mucho a los directores noveles. 

Claro, eso significa muchísimo para un director novel. Pero no solo para los directores que empiezan, también para directores con una trayectoria. En este momento, un premio en el Festival de Málaga puede significar un relanzamiento. Ese es el gran mérito del festival de Málaga. Por otra parte, hay otra cosa que es absolutamente maravillosa, que es la cercanía y la comunicación del público con el festival: cómo el público se implica con el festival, cómo anima la alfombra roja, cómo está atento a lo que ocurre… Eso es muy bonito, la verdad.

Sucede también a la inversa: un malagueño, Pepón Nieto, condujo la gala de inauguración, y otra malagueña, usted, conduce la de clausura.

Claro, eso a la gente también le gusta. El Festival tiene una proyección hacia fuera inmensa, pero sin perder de vista lo nuestro.

Cuéntenos algún gran momento que haya vivido en el festival. 

Desde luego, sin ninguna duda, la entrega de la Biznaga. Ese fue el momento más importante y especial que he vivido en el festival. No me lo podía creer; cuando me dijeron que me daban ese premio no me lo podía creer. Y lo digo de verdad, sinceramente. Recuerdo que, de muy jovencita, cuando estudiaba en el Teatro Ara en Málaga, mirábamos al Teatro Cervantes como la meta. No había otra meta. El lugar sagrado del teatro en Málaga era el Cervantes. Nosotros éramos unos aprendices y a lo que aspirábamos era a estar algún día en el Cervantes. La primera vez que actué en el Cervantes ya como profesional y con mi compañía fue un momento muy conmovedor, porque era volver a mi ciudad, al teatro de mis sueños, con mi propia compañía, y eso me tocó muchísimo. Luego, el hecho de que me dieran la Biznaga en ese mismo escenario fue maravilloso.

¿Cuándo pisó por primera vez el escenario del Cervantes? 

Fue cuando vinimos a representar la primera obra que produjimos Cristina Higueras y yo, ‘La extraña pareja’, de Neil Simon. Debió ser en 2001.

¿Qué nos puede contar sobre la gala?

Pues que habrá muchas sorpresas, y muchos invitados, y muchos premios (risas). Será una gala sencilla y tranquila. Estoy muy contenta de que se haga en el Cervantes. Me apetece más este tipo de gala que, por ejemplo, la gran inauguración del Carpena.

¿En qué proyectos anda embarcada ahora? ¿Puede contarnos algo? 

Por una parte, acabo de presentar un libro de relatos que se llama ‘El ojo de la cerradura’. Me lo presentó Pepe Sacristán y, por cierto, me encantaría venir a presentarlo a Málaga en algún momento. Por otra parte, en abril se estrena una serie que se llama ‘Sentimos las molestias’, que he hecho con Antonio Resines y Miguel Rellán.

Cristina Cortijo Bon