Protagonistas

“Hacer comedia es muy difícil: requiere de mucha precisión y rigor”

“Hacer comedia es muy difícil: requiere de mucha precisión y rigor”

Entrevista

Protagonista Daniel Guzmán

19.03.2022

Daniel Guzmán regresa a Málaga, donde arrasó con su ópera prima, para presentar la comedia ‘Canallas’, un canto al humor y la picaresca

Vuelve al Festival de Málaga siete años después de ganarlo con ‘A cambio de nada’, su primera película. Entonces dijo que el cine y Málaga le habían cambiado la vida. 

Por supuesto. Y esa es la deuda que tenía pendiente como cineasta y como persona con todo el equipo de Málaga. Vivimos algunos momentos muy especiales por la acogida que tuvo la película, que además salió muy reforzada. Por eso siempre tuve en mente que la primera opción para mi siguiente película estaba en Málaga. Y estoy muy contento de volver.

En ‘Canallas’ salta a la comedia, pero sin perder su personal mirada ni la mezcla de actores profesionales con otros que no lo son que tan bien funcionó en su ópera prima.

Aunque sea un género diferente, espero seguir en la senda de mostrar una narrativa personal y mantener una mirada que tiene que ver con un trasfondo social y de calle. Pienso que de la calle, de cómo la gente se tiene que buscar cada día la vida, se puede sacar mucha comedia. Y después de ‘A cambio de nada’, que fue muy gratificante pero al mismo tiempo sufrí mucho, fue un camino muy duro que no quería volver a recorrer, me decidí por cambiar de género. Me gusta disfrutar y la comedia me gusta muchísimo. Es un género que a veces se infravalora, aunque es muy difícil de hacer. Y por eso, como reto personal y profesional, me decidí por la comedia, pero con una mirada y una línea distinta: sin entrar en fórmulas, convencionalismos y lugares comunes que a veces acompañan a este género. ¿Por qué no hacemos un cine que refleje la idiosincrasia de nuestro país? Y que tenga reminiscencias del cine popular que se hacía en los setenta, como hacía Berlanga, y que al tiempo sea una comedia social… Todo esto me llevó a esta comedia, para la que también buscaba una comunión con el público basada en la verdad y la credibilidad a través de personajes reales mezclados con actores profesionales. No sé si eso es un sello o una manera de contar historias, pero aquí lo he multiplicado. Si en ‘A cambio de nada’ tenía a mi abuela, Miguel Herrán y Antonio Bachiller, aquí tengo a una familia entera junto a Luis Tosar, Julián Villagrán, Luis Zahera... El motivo es conseguir un resultado muy concreto: que lo que veas sea creíble, que sea orgánico, que sea verdad y que sea popular. En definitiva, huir de la impostura y que cuando veas la película te identifiques con todos los personajes. Espero haberlo conseguido.

En la historia hay mucha picaresca, algo que define a nuestra sociedad. 

La película habla básicamente sobre la verdad y la mentira. Sobre la picaresca. Sobre esas herramientas de supervivencia que tenemos en nuestro país y que son lo mejor y lo peor. En lo político es lo peor y a nivel de calle, cuando la gente se busca la vida con humanidad, acaba generando mucha comedia. Los buscavidas generan una línea narrativa muy nuestra, muy española. Lo pillos y la gente que intenta sobrevivir genera también mucha empatía y humanidad. Me apetecía hablar de la verdad y la mentira basándome en la realidad y en experiencias personales, y a la vez como herramienta narrativa para que los protagonistas superasen sus dificultades.

Y seguro que también porque le apetecía ponerle peluca a Luis Tosar… 

Eso lo más. Tenía dos retos en esta película. Uno era ponerle peluca a los protagonistas y el otro era disfrutar. Lo segundo no lo he conseguido tanto, porque con el proceso de trabajo he sufrido más que con ‘A cambio de nada’. Lo que tengo que hacer es ponerme a otros menesteres, a hacer zapatos o lo que sea. 

¿No dirá que le ha costado tanto levantar ‘Canallas’ como le costó ‘A cambio de nada’? 

La carta de presentación de ‘A cambio de nada’ y el guion de esta comedia me han servido para que tanto Universal como Movistar hayan creído ciegamente en mí, lo que es un orgullo. Para eso me costó menos, pero el problema es querer contar una historia con un protagonista que no se ha puesto delante de una cámara en su vida, a su madre y al otro… Tengo más de doscientas horas de rodaje, cuando una película suele tener cincuenta. Solo con  ese material, que te lleva ocho meses, tengo para cinco películas. Equilibrar la dirección actoral lleva mucho, mucho trabajo. Que luego das con la clave y resulta un elemento único o diferencial es guay, pero como trabajo, todo lo que lleva detrás no tiene sentido. No voy a hacer este tipo de cine más. Porque a este paso voy a hacer solo tres películas en mi vida. 

Dice que la comedia es difícil. ¿No cree que era más complejo en la época de, por ejemplo, Berlanga, cuando había que sortear la tijera de la censura? 

No te creas. Porque ahora hay un censor más difícil de sortear, que es la corrección. Estamos es un mundo en el que todo tiene que ser correcto y la corrección te hace perder personalidad y te hace autocensurarte. Lo que pasa es que soy muy cabezón y basta que me digas que no hable de una cosa para que lo haga. ¡Pero cuidado con la corrección de ahora! 

¿Cree que la actual corrección institucional es más severa que la censura de antes?

En cierta manera hay un paralelismo: antes era una imposición y ahora la educación y lo social nos lleva a autocensurarnos. Y la comedia es un género que debe ser espontáneo. Y las risas salen desde esa espontaneidad. Las historias deben nacer desde la necesidad de querer contarlas sin ser coartado. Por eso creo que la comedia es un género infravalorado: porque creo que es mucho más difícil hacer reír de manera orgánica que hacer otros géneros, como el drama. La comedia hay que tomársela muy en serio y no se puede hacer el tonto. Requiere de mucha precisión y rigor. 

¿Se considera muy canalla? 

Me gusta mucho el sentido del humor. Me gusta reírme de mí mismo y de todo lo que me rodea. Si eso es ser canalla, pues me considero canalla. La picaresca, la ironía, el juego… son cosas que me gustan, sí. Me gusta la comedia como actor y como director. Lo canalla me gusta. Tiene algo ahí… Mientras tenga humanidad.  

Jesús Zotano