Protagonistas

“Esta película  está hecha para las emociones”

“Esta película está hecha para las emociones”

Entrevista

Protagonista Claudia Pinto

11.06.2021

Una cinta de suspense psicológico. Así define Claudia Pinto ‘Las consecuencias’, largometraje que hoy presenta en la sección a concurso

¿Qué se le mueve por dentro ante el estreno de su segunda película en la competición del Festival de Málaga? 

Tengo unas ganas locas de mostrar la película, que se pueda ver. Hemos vivido un año con una situación tan difícil y de repente estás en Málaga, en una proyección presencial en la que vamos a poder estar todos juntos… Lo siento como un paraíso. Es una sensación total de felicidad. Si estoy concursando o no pasa a otro plano: realmente estoy feliz de poder compartir la película.

La maravilla de la normalidad…

¡Y del cine en comunidad! Esa sensación de volver a estar juntos, aunque entiendo que con las restricciones adecuadas, es esperanzador. Estoy muy feliz.

Han pasado cinco años desde ‘La distancia más larga’. Se dice que las primeras películas se suelen hacer con un nivel de inocencia que no es tan elevado con la segunda. ¿Le ha crecido la responsabilidad? 

Sí. Te lo piensas un poco más porque comienzas a saber en lo que te estás metiendo. Esa es la diferencia. Sí que sentía una responsabilidad porque ‘La distancia más larga’ fue muy bien recibida: estuvimos 52 semanas en cartelera en Venezuela, recibimos 17 premios,  y la verdad es que cuando te preguntas: “¿Y ahora qué?”, impone un poco. Así que el planteamiento fue volver a contar algo que realmente me interese, que me mueva por dentro, sobre todo por la implicación que tienes que tener con el proyecto. Y a partir de ahí comencé a construir esta historia de la que estoy muy contenta.  

Califica ‘Las consecuencias’ como un “thriller distinto”. ¿En qué sentido?

Creo que es más una película de suspense psicológico y emocional que un thriller propiamente dicho. Porque el misterio a resolver no es algo policial, ni judicial, ni de seguir una pista…, sino que estamos realmente en un código más interior y familiar. Es una película que está directamente hecha para las emociones, mientras que un thriller está hecho para que vayas pillando pistas. Me siento más cómoda con la definición de película de suspense emocional

¿Cómo ha sido juntar por primera vez a Juana Acosta y Alfredo Castro?

Son dos grandes actores iberoamericanos con muchísima proyección que, curiosamente, no habían trabajado juntos. Además, hacen de padre e hija, y generar esa sensación de familia era muy importante. Son actores talentosísimos y con una gran capacidad de trabajo y entrega. Tengo que decir que en este proyecto lo han dado todo. El trabajo de ambos es muy honesto y muy valiente. 

En el reparto también aparece otro gran actor, Héctor Alterio, y una niña, María Romanillos, que se pone frente a la cámara por primera vez. ¿No ha sido muy arriesgado?

Es un riesgo, sin ninguna duda. Cada vez que escribes en un guion un rango inferior a quince años asumes que vas a trabajar con alguien que no ha hecho nada. Pero es cierto que eso le da a la película un baremo de verdad en le que no hay vicio, todo lo contrario: hay mucha espontaneidad y frescura. Y eso pone a muchos actores veteranos en un código de honestidad multiplicado por tres. María se adaptó muy bien al resto de los actores y no desentona: está muy creíble. La calidad interpretativa de la película es uno de sus valores. 

También el paisaje es otro atractivo de la película…

Hemos rodado en Valencia y en isla de La Palma. Y fue una experiencia muy potente. El lugar que elegimos para rodar fue una casa que existía en una playa solitaria a la que se podía acceder solo por mar o bajando un acantilado impresionante. Los rodajes con agua y niños no son fáciles. Tuvimos que parar el rodaje unos meses porque nos pilló el temporal más grade en los últimos cuarenta años, y como teníamos que desplazarnos por mar, pues al final si la naturaleza se opone no hay más remedio que retrasar. Son decisiones arriesgadísimas a nivel de producción, pero es cierto que luego estar en esos lugares tiene una fuerza que termina notándose en las imágenes. Pasó con mi anterior película y con esta tengo la misma sensación de que el paisaje es un personaje más y no simplemente un contexto. 

Jesús Zotano