Protagonistas

“El Festival es punta de lanza  del motor cultural de Málaga”

“El Festival es punta de lanza del motor cultural de Málaga”

Entrevista

Protagonista Pepón Nieto

18.03.2022

El actor malagueño Pepón Nieto será el maestro de ceremonias de la gala inaugural del 25 Festival de Málaga en el Martín Carpena

¿Cómo se siente ante la misión de presentar la gala inaugural del 25 Festival de Málaga? 

Cuando me lo propusieron me dio mucho subidón. Porque es el festival de mi tierra, porque es el 25 aniversario… También porque recuerdo la primera edición y cómo estábamos ahí todos los malagueños ilusionados con un festival que ahora se ha convertido en algo muy grande e importante. Por un lado, siento mucha responsabilidad, pero por otro es una alegría. Yo voy a pasármelo bien, a disfrutarlo. Y quiero que la gente que se acerque al Martín Carpena lo disfrute también. Por eso estoy entre nervioso, contento y asustado.

Cumplir 25 ediciones es un gran motivo para festejar. 

Estoy muy contento de todo lo bueno que le pasa a Málaga. Culturalmente, Málaga es una ciudad envidiada por todos porque ha sabido demostrar que el turismo no es solo lo que ya teníamos, que está muy bien y que a todos nos gusta mucho ir a la playa y comernos un espeto, sino que ha apostado por la cultura. Y ha demostrado que la cultura también es un motor que dinamiza la economía y hace que las ciudades funcionen desde otro sitio. Y en ese sentido creo que Málaga es única y muy especial. Y yo me siento muy orgulloso como malagueño. Además, al vivir fuera, como es mi caso, lo percibes de manera más objetiva. Veo los logros que está teniendo la ciudad y el Festival de Málaga es punta de lanza de ese motor cultural. El festival nos ha venido bien a todos. A los profesionales, por descontado, y también al público. Es un gran motivo para celebrar. Que cualquier evento cultural cumpla 25 años es para hacer una fiesta. Y sobre todo si viene después de estos dos años tan malos y llenos de incertidumbre a causa de la pandemia. Volver a lo presencial, a encontrarnos, a mirarnos, a compartir una sala… es motivo doble de celebración. Hay muchos factores que hacen que este 25 aniversario sea muy especial. Y yo estoy muy contento de poder estar ahí y acompañar al festival en su inauguración.

Una de las últimas veces que estuvo en el certamen fue con la película ‘El intercambio’, del también malagueño Ignacio Nacho. ¿Cree que el certamen también ha impulsado el desarrollo del audiovisual local?

Es así, claramente. Incluso dedica un apartado al cine local. Está muy bien que sea así, que se apoye al cine malagueño y al cine andaluz. Poder ver el cine que hacemos en nuestra tierra y dar cabida y difusión a los cineastas malagueños me parece muy importante y necesario.

Se encuentra en pleno rodaje de la segunda temporada de la serie ‘30 monedas’. ¿Cómo ha sido volver a ponerse a las órdenes de Álex de la Iglesia? 

Que te llame Álex de la Iglesia también es motivo de celebración. Es duro, porque sabes que rodar con él es duro, pero al mismo tiempo te ofrece la oportunidad de hacer algo que no haces nunca. Y yo lo disfruto muchísimo. Me lo estoy pasando muy bien en esta segunda temporada y Álex está muy divertido y con muchas ganas. 

Seguro que también disfrutaría del reencuentro de ‘Los hombres de Paco’ después de diez años.

Sí, el reencuentro estuvo muy bien. Fue algo muy especial que te pasa o muy pocas veces en la vida o ninguna: que es volver a encontrarte con un personaje diez años después y al que también le han pasado diez años por encima. Es una circunstancia muy especial y rara. Lo hemos disfrutado mucho. Cuando rodamos los capítulos, parecía que la cadena quería más, pero luego se quedaron ahí y no han vuelto a decir nada. A veces ocurren estas cosas. Haces un trabajo con toda la ilusión del mundo y si hay más, pues bien, y si no, pues a otra cosa. Pasa mucho en nuestra profesión: siempre se está a lo siguiente. 

Trabaja mucho en cine y en televisión, pero sin descuidar su gran pasión y sus orígenes: el teatro. ¿Cómo ha sido la recién acabada gira de la obra ‘Anfitrión’?  

Casi siempre tengo la sensación de estar haciendo teatro y otras cosas. De hecho, acabamos de terminar con ‘Anfitrión’ y ya estoy pensando en montar otra función. ‘Anfitrión’ era una producción mía en coproducción con Pentación y el Festival de Mérida. Y cuando te embarcas en estos proyectos tan personales te implicas de otra manera. Ha sido una producción dura. Ha sido la producción más arriesgada en la que he participado, porque nos pilló en plena pandemia. No sabíamos si la íbamos a poder llevar a cabo y si se iba a celebrar el Festival de Mérida… Finalmente, sí se celebró y parecía que la cultura se iba a reactivar, pero en septiembre llegaron nuevas restricciones con las nuevas olas y un montón de problemas que nos han acompañado durante toda la gira. Nos ha pasado de todo. Recuerdo que teníamos un fin de semana en Madrid y nos cayó la tormenta Filomena. Todo lo que nos podía pasar nos ha pasado, pero al mismo tiempo ha sido una función de la que hemos disfrutado muchísimo. Ha sido la compañía soñada. He trabajado con Toni Acosta, Fele Martínez, Paco Tous, José Troncoso, Dani Muriel, María Ordóñez…, ha sido un regalo. Y todas esas cosas negativas que nos ocurrían con las suspensiones se paliaban con la energía que le poníamos en el escenario y el recibimiento que hemos sentido por parte del público. La experiencia de ‘Anfitrión’ ha sido dura, pero también muy gratificante.

¿Cómo ha vivido los distintos cambios que se han producido en la pequeña y la gran pantalla?

Todo ha cambiado, desde la capacidad de trabajo que hay ahora a la cantidad de producciones que se realizan. Y el nivel que hay, tanto de técnicos como de guionistas, actores, directores… Creo que tenemos que sentirnos muy orgullosos del cine y la televisión que hacemos. Somos capaces de estar a la altura de plataformas que programan series a nivel internacional. Por ejemplo, la primera temporada de ‘30 monedas’ ha estado entre las diez series más vistas en Estado Unidos. Y eso, además de ser una alegría, dice mucho de la capacidad que tenemos de adaptarnos a los cambios y de dar lo mejor de nosotros mismos. Podemos estar muy orgullosos del audiovisual que hacemos.

Jesús Zotano