Protagonistas

“Como decía Chaplin, en esta vida solo te da tiempo a ser amateur”

“Como decía Chaplin, en esta vida solo te da tiempo a ser amateur”

Homenajes

Protagonista Miguel Rellán

18.03.2022

Rellán, uno de los rostros imprescindibles de nuestro cine, recibe la Biznaga 'Ciudad del Paraíso' a su impecable y extensa carrera

El Festival de Málaga le otorga la Biznaga ‘Ciudad del Paraíso’ por su carrera y por ser uno de los grandes veteranos de nuestro cine. ¿Cómo se siente al recibir este reconocimiento? 

Es sorprendente, porque no soy consciente de ser un veterano. Hace unos días un colega suyo me mostró mi currículum y me di cuenta de la cantidad de películas, series y cortometrajes que he hecho. Pero nos pasa a todos: el tiempo pasa volando, aunque suene a tópico.

Además, el certamen se inaugura con ‘Código Emperador’, película de Jorge Coira en la que participa.

Todo esto hay que atribuirlo al azar. La pasada semana estuve en Cáceres, donde me dieron un premio a toda mi carrera; ahora también lo recibo en Málaga, en un festival en el que se estrena ‘Código Emperador’. Unos días después llegará el estreno de la serie ‘Sentimos las molestias’… Como decía Alfredo Landa, en este oficio estás callado o toca la trompeta. Pues si toca la trompeta lo viviremos con alegría, emoción y un poco de pudor.

Inició su carrera en el teatro. ¿Cómo vivió el salto al cine?

Desde pequeñito estaba fascinado por el cine. En Tetuán, donde nací, había seis cines y todas las semanas veía las películas que ponían varias veces. Y coleccionaba las fotografías de las estrellas de Hollywood. El cine era la ventana a un mundo maravilloso y mágico. A esas edades, además, uno salía del cine cambiado: enamorado de Eleanor Parker o Kim Novak, imitando los andares de Alan Ladd... Mi fascinación era el cine, aunque empecé a hacer teatro, porque era mucho más fácil. Al llegar a Madrid, después de hacer mucho teatro independiente, mi ilusión era hacer cine. Por eso me dediqué a recorrer las productoras, con cuatro fotos y presentándome como actor.

Y en 1977 se estrenó por partida doble, participando en ‘El perro’, de Isasi-Isasmendi, y ‘Mala racha’, de Cuerda. ¿Qué recuerdos guarda de sus más de sesenta películas?   

Tengo mucha suerte y en general me lo he pasado bien en todas las películas, independientemente del resultado obtenido de cara al público o de crítica. Al igual que hay algunas, que no voy a citar, que han tenido mucho éxito y que si pudiera borraría de mi currículum. En general guardo muy buenos recuerdos de todas las películas. Lo he pasado y lo paso muy bien. Además, hay que añadir que las hago rodeado de amigos, como Cuerda, Trueba, Colomo, Garci…, y entre grandes compañeros.

En 1987 recibió el Goya a mejor actor de reparto por ‘Tía mía’, de Borau, un galardón que se disputó con Joaquín González y Antonio Banderas.  

Recuerdo que Antonio y yo felicitamos a Agustín González porque estábamos convencidos de que se lo iba a llevar él. Y nos quedamos los tres de piedra cuando Irene Gutiérrez Caba dijo mi nombre. Por entonces, Antonio Banderas no era el Antonio Banderas de ahora. En igualdad de condiciones, si ese Goya se repitiera, lo ganaría Antonio. 

¿Es de los que piensa que se hacía mejor cine antes que ahora? 

No lo sé. No soy sociólogo.Pero tengo una teoría: cada día es más difícil hacer algo en el mundo del arte porque está casi todo hecho. Las historias están todas contadas desde Homero. Y desde Shakespeare, que lo remató. Además, son cuatro cosas: el amor, la muerte, el sexo, el poder y todo lo que deriva de ahí, como los celos, la traición… Antes se luchaba con un puñal y un pañuelo envenenado y ahora con un whatsapp. Los seres humanos seguimos siendo igual, véase lo que tiene formado este hijo de Putin y la guerra. ¿En qué se diferencia de las Termópilas o del resto de guerras que ha habido? Es igual, lo único que ahora se usan misiles y antes flechas incendiarias. Pero no ha cambiado tanto la cosa. Por eso creo que cada día es más difícil hacer algo. Lo único que se puede hacer es contarlo de manera diferente. Esto ocurre en el mundo del cine, de la literatura, la pintura y la música. No hay nada nuevo. Hoy día vamos encima de una ola gigante que marcha a toda velocidad, tanto en el mundo del cine como en el de la medicina o las tecnologías, y que no sabemos muy bien hacia dónde va. Pero, eso sí: el ser humano sigue siendo igual de imbécil. Por eso Shakespeare sigue estando tan vigente. 

También ha participado en numerosas series de televisión. ¿Cómo ha vivido los cambios en ambos medios?  

Cine y televisión son hoy prácticamente igual. Ahora empezamos a rodar la segunda temporada de ‘Sentimos las molestias’ y todo va a una velocidad increíble. Antonio [Resines] y yo comprobamos con estupor que los cables han desaparecido prácticamente de los rodajes. Ahora todo es bluetooth y todo el mundo ve el plano que se está rodando en una tableta. Y los señores de la luz, que antes llegaban con unos focos muy grandes, ahora ponen unos aparatos muy estilizados y sin cables. Y por medio de la tableta te ponen toda la luz que quieras, con la intensidad y el color que quieras. Eso sí, por mucha tecnología que se tenga, al final, cuando dicen acción, lo que vemos es a un ser humano que le pregunta al otro si le quiere. Al final, como decía, todo es en esencia lo mismo.

Ha trabajado a las órdenes de reconocidos directores y también de realizadores noveles. ¿Es de los que se atreve con todo si la historia le atrae?

Y hago todos los cortometrajes que puedo con directores jóvenes. No necesito ni siquiera que me manden el guion: si puedo hacerlo, lo hago. Porque si a mí no me llegan a ayudar, ahora estaría tocando la guitarra en el metro. Y por eso intento ayudar a la gente que empieza.

Ha afirmado recientemente que desea que la muerte le pille rodando o en un escenario.  

Para empezar no me quiero morir, aunque eso es algo que pensamos todos: que la muerte va a hacer una excepción con nosotros. Pero lo que tengo claro es que no me quiero jubilar. ¿Se jubila alguien que se dedique a algo creativo? Otra cosa es que te jubile la salud. ¿Pero se jubilan los escritores, los pintores o los músicos? Como decía Chaplin, en esta vida solo te da tiempo a ser amateur. Y yo estoy empezando.  

Jesús Zotano