Actividades

El informe CIMA, un paso más para la igualdad de género en el cine

El informe CIMA, un paso más para la igualdad de género en el cine

Industria
08.06.2021

La Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales constata que en 2020 el sector sigue estando masculinizado

“Tenemos que hacer películas grandes y de todos los géneros. Y no limitarnos. Podemos y sabemos contar cualquier cosa y manejar grandes presupuestos”. La afirmación de la directora de la Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales (CIMA), Cristina Andreu, fue la tajante y reivindicativa rúbrica de la presentación de ayer del informe anual de su institución, con el que se vuelve a dar un paso en la igualdad de género en nuestro celuloide. 

Andreu compartió la presentación del Informe anual CIMA, titulado ‘La representatividad de las mujeres en el sector cinematográfico del largometraje español 2020’, con Beatriz Navas, directora general del Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA); la directora del estudio, Sara Cuenca, y Juan Antonio Vigar, anfitrión del encuentro y director de un festival que contribuye desde hace años a la lucha por la igualdad con secciones como Afirmando los Derechos de las Mujeres y con el progresivo aumento del porcentaje de directoras en su Sección Oficial.

El Informe CIMA constata que en 2020 el sector sigue estando masculinizado, aunque se vislumbren brotes verdes (reducción de la desigualdad respecto a años anteriores, positivas medidas de género en las ayudas públicas, etc.). Sin embargo, hay mucho camino aún por recorrer: las mujeres ocuparon solo un 33% de los puestos de responsabilidad de la industria cinematográfica en 2020. Los cargos en que las mujeres están más representadas están vinculados con los roles tradicionales de género, como diseño de vestuario (88%) y maquillaje y peluquería (74%), mientras que están infrarrepresentadas en fotografía (15%), dirección (19%), sonido (19%), guion (26%), montaje (26%), efectos especiales (26%) o producción (32%), aunque en muchas de estas áreas los datos son mejores que en años anteriores. La investigación también aborda la ‘segregación vertical’ (hay más mujeres en los puestos de base, mientras que los hombres dominan en lo alto del escalafón), expone los datos segregados por género de los costes de los largos y analiza los reconocimientos y premios para constatar la asimetría de género (ellas, actrices, ellos, técnicos). En suma, todo un despliegue de información para ayudar a reducir la brecha.

Antonio M. Sánchez